Menú Cerrar

¿Qué hacer cunado un niño se porta mal? ¿Tu hijo es un pequeño tirano?

emperador

El niño reyNormalmente, como padres, nos cuesta aceptar en público, que en casa tenemos una situación que se nos va de las manos. Nuestro hijo, que hace nada era un bebé en nuestros brazos, ahora se ha convertido en un pequeño tirano.

Actualmente nos cuesta dios y ayuda a todos criar a un hijo, pero si encima terminamos llevando cuidado para evitar sus enfados y berrinches, se hace muy cuesta arriba nuestro día a día, por eso hoy, os dejamos este post.

¿Cómo has llegado a este punto?

Esto no es raro, pero tampoco es algo que ocurre de la noche a la mañana, nadie se acuesta una noche con un hijo maravillosamente educado y se levanta con un problema de conducta con piernas.

Esta situación se va haciendo más seria semana tras semana desde bien pequeños.
Cuando le vamos dando todos los caprichos para que no llore y grite, porque o bien, es nuestro primer hijo y queremos tenerlo un poco consentido, o porque llegamos cansados del trabajo y no queremos follones, o porque es el pequeño de muchos hermanos y… la excusa que queráis poneros, estáis tirando ladrillos sobre vuestro propio tejado.

De un niño con ciertos consentimientos a un niño consentido hay una línea muy fina que podemos rebasar sin apenas darnos cuenta, y si no ponemos freno a un pequeño consentido, lo más probable es que pasemos a tener un adolescente agresivo o un niño con el síndrome del emperador o del niño rey.

Señales frente a las que debemos estar alertas, por si estamos criando a un tirano.

Síndrome del pequeño emperador

Algunos ejemplos de esto que mencionamos, podrían ser:
Que nuestro pequeño no pide las cosas por favor, sino que exige lo que quiere, dando por hecho que se le debe dar de inmediato y si no es así alza la voz, monta numeritos, se enfada, tiene rabietas… etc. (puede que sean tonterías como la ropa con la que quiere ir al cole o el peinado que quiere que le hagamos para salir a pasear…)

Otra alerta de esta situación sería, que a veces o siempre, nuestros hijos no toleran la frustración, no quieren saber ni lo que es (y esto suele ocurrir cuando los tenemos demasiado protegidos). Para nadie es agradable sentir la frustración, pero es un sentimiento que todos debemos conocer y que antes o después se debe pasar.
Este sentimiento nos ayuda a querer mejorar, a superarnos en la vida e incluso a empatizar con otros.

Consecuencias si no ponemos freno:

  • El ambiente familiar se va dañando cada día un poco.
  • Los padres empiezan a sentir importancia y frustración por no saber educar a su hijo.
  • Emociones encontradas con nuestro hijo que nos lleva a sentir cansancio y sensación de fracaso como padres.
  • Puede que llegues a sentir incluso miedo (que es lo peor que puedes llegar a sentir), aparece cuando nuestro hijo ha crecido y vemos que es capaz de explotar de rabia si no consigue sus propósitos. Pero claro el miedo no es solo a una reacción violenta por su parte, sino que también podemos tener miedo a su sufrimiento y por tanto seguimos dándole todo lo que exige, o miedo a que pueda ser así fuera de casa también y por tanto le afecte a su vida cotidiana cuando ya no dependa de nosotros… etc. (por cualquiera de estos motivos u otros muchos, sigue siendo un consentido o consentida)

RabietaAprendamos a poner límites y a decir “NO”.

Parece sencillo, pero muchos padres son incapaces de decir que no a sus hijos.

  • Si tu sentido común te dice que la respuesta debe ser no, será porque es así. Establece unos límites, razónalos, explicadlos y hacedle comprender, pero no cederéis. Ya has dicho que no.
  • Enseñadle a empatizar, hacedle ponerse en el lugar del otro, que piense, “si como hijo quiero algo, y mi padre o mi madre me dice que no, ¿porque lo dice?, ¿qué sentido tiene?…
  • Hablad las cosas hasta que los dos hayáis expuesto vuestros puntos de vista y tú le hayas dejado claro dónde está el límite.

Los niños educados con limites, empatía y hábitos o rutinas que seguir, suelen ser con el tiempo personas con más habilidades socialmente hablando y con mayor habilidad a la hora de resolver ciertos problemas o conflictos que aquellos que no han tenido que resolver nada en su etapa de crecimiento, (infancia o adolescencia) porque se les ha dado todo.

Suerte y animo con vuestr@ pequeñ@.

Si quieres leer más  Blog deea

Síguenos en   Logo facebook   y en 

Publicado en General, Trucos
×

Hola!

Bienvenid@s a Deea, puede iniciar una conversación pulsando en el logo.

× ¿Cómo puedo ayudarte?